del taller artesano al estudio del artista

Tumbada sobre la hierba, jugando empiezas a poner orden en lo que puedes ver.
Dibujas con el dedo en el aire la forma de esto y aquello que van adquiriendo las nubes.
Pruebas observar el mundo con un solo ojo.
El olor de la hierba, la humedad de la tierra bajo la espalda, el silencio del momento y la soledad te hablan de cosas inexplicables.
Por las noches te entretienes creando formas con la sombra de tus manos sobre la pared.

Crecer.
Preguntas y asombros.

La vida te empuja a Barcelona donde te matriculas en la Escuela de Artes y Oficios en la especialidad de Artes del libro.

Búsquedas.

En los talleres de la escuela descubres la seguridad de la técnica, el placer del proceso, de la habilidad manual, el gusto por el dibujo.

Tras cinco años de formación vuelves a la isla donde abres un taller de encuadernación en el que y con el que maduras.
Gravitas en el universo – libro.

Nuevas preguntas, Nuevos asombros.

De forma autodidacta te sumerges en la caligrafía con la que vives, todavía hoy, una historia de amor.
Te decides por una formación más rigurosa que te hace viajar a Francia e Italia.
Aprender de los Maestros.

Buscas elevarte para ver a lo lejos. Olfateas el aire buscando orientarte...

Entender lo que ves, plantear su forma y su movimiento.

En el año 2006 expones obra sobre papel bajo el titulo “Terre du Ciel”, internándote en un camino desconocido.
Le seguirán “ La veu del traç “, “La vida de les formes”, “Darrera versió“ i “Fragment i Totalitat”, obras expuestas entre Mallorca y Barcelona.

Después de 30 años respirando libros te levantas un día habiendo realizado otro sueño: editar.